sábado, 30 de julio de 2011

Los 7 Absolutos del bateo

El conectar una bola de béisbol es la tarea más difícil de cualquier disciplina deportiva. Se necesita de una técnica depurada y unas excepcionales habilidades físicas.

La acción del ‘swing’ que realizamos para conectar la bola aunque a simple vista se percibe como una sola acción se divide de forma tal que simplifica el identificar y corregir las etapas de todo proceso de una manera más efectiva.

Estas partes del ‘swing’ se les llaman los ‘Absolutos del bateo’. Estos absolutos se dividen en siete
: 1) Ritmo y movimiento, 2) Cargar, 3) Separación, 4) Rotación, 5) Acción de las manos, 6) Punto de contacto, 7) Extensión.

Absoluto número uno: Ritmo y movimiento
El bateo es una secuencia de movimientos bien coordinados donde un paso lleva al otro. Se tienen que mantener las acciones libre de tensiones desde un inicio para poder efectuar el proceso del ‘swing’ de una forma fluida.

Todos los buenos bateadores mantienen un ritmo y movimiento mientras esperan por el lanzamiento. Este ritmo comienza estando el bateador en su posición inicial.

Las dos formas más comunes con las que se realiza este ritmo y movimiento son las siguientes: 1) como una leve transferencia de peso de una pierna a la otra, o, 2) manteniendo el ritmo utilizando las manos.

Independientemente cuál de las dos formas se utilice el ritmo y movimiento debe ser uno leve y bajo control. La idea es mantener el cuerpo relajado durante la espera del lanzamiento, al igual que mantener una coordinación en los movimientos.

Absoluto número dos: Cargar
Mientras el bateador lleva a cabo su ritmo y movimiento presentado ya en el absoluto número uno, este se encuentra coordinando el momento preciso de dar el paso hacia el lanzamiento para conectarle.

Al decidir dar el paso hacia la pelota, es aquí donde se transfiere el peso del cuerpo en un 60% sobre la pierna de atrás antes de realizar el avance hacia el frente. Esta acción que realizamos de transferencia de peso hacia la pierna de atrás antes de dar el paso hacia el frente se llama cargar.

Esta transferencia de peso es SOBRE la pierna de atrás y no EN CONTRA de la pierna de atrás. Existe una gran diferencia, la transferencia de peso debe ser coordinada, fluida y totalmente bajo control hacia atrás.

Absoluto Número Tres: Separación
Luego de cargar y al comenzar el paso hacia el frente, las manos se llevan en dirección contraria, o sea, hacia atrás. Este movimiento de paso hacia el frente y manos hacia atrás se le llama la separación.

Es importante que esta separación se realice de la misma forma que los absolutos anteriores, de una forma controlada y bajo control. Ningún movimiento debe ser brusco o violento. Las manos deben llevarse lentamente hacia atrás.

Absoluto número cuatro: Rotación
En el momento cuando el talón del pie delantero hace contacto con el piso, entonces en es aquí que comienza el absoluto número cuatro, llamado la rotación.

Al momento cuando el talón del pie delantero hace contacto con el piso se debe levantar el talón trasero. Entonces sería de esta forma, talón delantero llega al piso, talón trasero se levanta.

A la alzada del talón trasero le es seguido por un movimiento hacia adentro de la rodilla del pie trasero. Luego la parte de atrás de la cintura le sigue con movimiento también hacia el frente. Es este momento que se inicia el movimiento de las manos hacia la bola.

Resumiendo, la secuencia de la acción de la rotación es al siguiente; talón trasero arriba, rodilla trasera hacia adentro, la parte de atrás de la cintura hacia adentro y comienzan las manos su acción hacia la bola.

Absoluto número cinco: Acción de las manos
La acción de las manos hacia la bola se identifica como el absoluto número cinco.

Esta acción debe ser en una línea recta hacia la bola. Del punto A hacia el punto B.

Es bien importante que durante este trayecto de las manos hacia la bola se mantengan las manos por la parte de adentro de la pelota. La razón para esto la veremos más adelante para no confundirlos. Por ahora, traten de mantener las manos por dentro de la bola mientras las llevan del punto A hacia el punto B.

Absoluto Número Seis: Punto de Contacto

En el momento donde el bate hace contacto con la bola, a este se le conoce como el punto de contacto.

La clave en este punto en donde se hace el contacto inicial con la bola es que el brazo trasero debe estar cerca de un ángulo de 90 grados. Se debe evitar extender el brazo antes de conectar la bola. Se pierde fuerza extendiendo el brazo antes del contacto.

Es aquí en este momento de contacto que se logra transferir toda la fuerza que se generó con la parte de abajo del cuerpo hacia la bola.

Absoluto número siete: Extensión

Luego de lograr conectar la bola, entonces es que se busca la extensión del brazo trasero.

Con esta extensión hacia el frente del brazo trasero es que se completa la transferencia de fuerza que se estuvo generando desde el primer absoluto.

Es por esto la importancia de poder entender y dominar cada uno de los absolutos. La efectividad de cada uno de los absolutos depende del anterior.

Academias de Béisbol en Puerto Rico - 1ra parte

Algunos conocedores del béisbol en Puerto Rico consideran que la culpa sobre la merma en la cantidad y calidad de peloteros puertorriqueños en las Grandes Ligas de una forma u otra se debe al draft. Considero que las opiniones que ofrecen estas personas, aunque serias y sinceras, carecen de muchos de los elementos de juicio para ser apoyadas.

Son muchas las deficiencias en el proceso de seleccionar a nuestros prospectos para que estampen su firma al profesionalismo. Estas deficiencias ponen en desventaja a los prospectos boricuas con los norteamericanos al momento de ser seleccionados en el draft.

Quiero poner énfasis en que los ponen en desventajas al momento de ser seleccionados que NO es lo mismo que estar en desventaja en cuanto a sus oportunidades para llegar a Grandes Ligas se refiere. Los prospectos puertorriqueños siempre han competido con los norteamericanos para lograr el propósito de llegar a las mayores, antes y después del draft.

Exponen algunos que de Puerto Rico no haber sido incluido en el draft las organizaciones de béisbol hubieran establecido academias en la isla para el desarrollo del talento. Nada más lejos de la verdad. Una academia de béisbol en Puerto Rico auspiciada por un equipo de Grandes Ligas no es buen ‘negocio’ para las organizaciones.

Las academias de béisbol en República Dominicana y Venezuela son administradas como cualquier otro negocio. El principio de ‘Costo-beneficio’ está presente.

Aunque en Puerto Rico existe el recurso humano capacitado para operar las academias (prospectos, entrenadores, scouts, etc.), la diferencia en costo, comparado con los países ya mencionados, para lograr la efectividad de las mismas es abismal. El recurso humano en estos países puede ser empleado o contratado por una cantidad ínfima si se toma en consideración lo que costaría en Puerto Rico.

Por ejemplo; en estos países los entrenadores que trabajan en estas academias apenas devengan de $3,000 a $5,000 dólares ANUALES. Al emplear a cinco entrenadores la nómina de administración de dicha academia puede fluctuar entre $15,000 a un máximo de $25,000 anuales para su operación.

Por esa misma cantidad en Puerto Rico apenas podrían contratar por doce meses a un ‘tirador de práctica’. Si enumero todos los costos en Puerto Rico en alquiler de facilidades, tales como parque, dormitorios, gimnasios, seguros, etc., versus lo que cuesta en estos países la diferencia sería ridícula.

En la siguiente presentación le explicaré el efecto académico y social en Puerto Rico de no existir el draft.

viernes, 29 de julio de 2011

A la inmortalidad el nombre de Alomar

Puerto Rico estuvo de fiesta el pasado fin de semana con la exaltación de Roberto Alomar al Salón de la Fama del Béisbol.

De mi parte, le doy gracias a Roberto y expreso mi agradecimiento por igual a toda su familia por su dedicación y por tantos años de gloria. Todo ese esfuerzo se vio recompensado con su bien merecida inmortalidad. El nombre de la familia Alomar se ha escrito para siempre en la historia del deporte en Puerto Rico y de toda Latinoamérica.


La pregunta obligada ahora es, ¿quién será el próximo puertorriqueño en ingresar a Cooperstown? Aunque ya hay muchos que son elegibles y otros que lo serán en los años por venir, creo que el que más probabilidades tiene de ser exaltado Iván Rodríguez. Pero, tendremos que esperar de siete a ocho años más para que llegue ese momento, pues ‘Pudge’ se encuentra ocupado tratando de conseguir los 3,000 hits, algo que confiamos logrará.

Cambiando el tema ahora a la acción en el terreno, estamos presenciando la mejor batalla divisional en la Central de la Liga Nacional entre los favoritos Cardenales de San Luis, los muy mejorados Cerveceros de Milwaukee y los sorpresivos Piratas de Pittsburgh, sin descartar todavía a los Rojos de Cincinnati.

Aunque en estos momentos la balanza podría inclinarse hacia cualquiera de ellos, los Cardenales y los Rojos tienen los equipo más balanceados y experimentados.

Los Cardenales dependen de su potente alineación y la sapiencia de su dirigente Tony La Russa. Los Rojos han sido inconsistentes en su defensiva, irónicamente una de sus fortalezas, y su última transacción -en la que enviaron a Johnny Gomes a los Nacionales por prospectos que no ayudarán inmediatamente- podría indicar que no esperan recibir ningún jugador de impacto durante la fecha de cambios.

Los Cerveceros se ven sólidos en todas las áreas, pero todavía tienen lagunas en su cuerpo de relevistas. Los Piratas, aunque personalmente quisiera verlos conquistar la División, el itinerario de juegos para el mes de agosto va en su contra y fácilmente podrían estar apartándose de la contienda para principios de septiembre.

Dicho todo esto, considero que los Cardenales dominarán la Central al terminar el último mes de temporada.

Para no perder la costumbre, aprovecho para contestar algunas de las preguntas que me han hecho por correo electrónico. Esta vez, mis palabras van para los dirigentes de nuestros jóvenes.

Los entrenadores de nuestros jóvenes deciden involucrarse en algún equipo por diversas razones. Algunos en búsqueda de campeonatos para alimentar su ego, otros para beneficiar a su hijo dándole más tiempo de juego, y otros por el mero hecho de ayudar.

Sea cual sea su motivo deben demostrar un interés genuino de ayudar a todos. De no ser así, los jugadores y los padres se darán cuenta. Si no se prepara con anticipación para efectuar una práctica, si no disfruta el enseñar, si practica favoritismo hacia algunos, también se darán cuenta. Edúquese y prepárese, pues con su ayuda muchas veces desinteresada, llega también una responsabilidad que tiene que estar dispuesto a asumir.

Los jugadores se divertirán más y al mismo tiempo aprenderán más si disfrutan el tiempo en el parque con el equipo. Es por eso que debe desarrollar una práctica dinámica y educativa. Enseñe a jugar el juego correctamente. El mayor cumplido que puede ofrecerle una persona a un dirigente es que su equipo es uno ‘inteligente’, que sabe jugar el juego. Los campeonatos y quién ganó o perdió, deben quedar en un segundo plano. A los padres lo que le interesa es que su hijo aprenda a jugar y entender el juego correctamente.

Sobre todo, trate a sus jugadores con respeto. Una cita que siempre me ha gustado es la siguiente: “Los jugadores quizás se olviden de lo que el dirigente dijo, pero nunca olvidarán de cómo los hizo sentirse”.

miércoles, 20 de julio de 2011

Temporada de cambios


Los que siguen de cerca el béisbol de las Grandes Ligas estarán al tanto de todos los rumores de cambio que se han generado últimamente. Muchos de ustedes han oído mencionar la fecha límite del 31 de julio. Estoy seguro que muchos lo han escuchado pero pocos lo entienden. No se sientan mal porque es un proceso lleno de tecnicismos.

Este proceso es utilizado por todos los equipos que ya a mitad del torneo tienen una mejor idea de sus posibilidades para clasificar a las series postemporada de este año o si por el contrario ya deben comenzar a hacer planes con miras a las temporadas por venir.

Permite a los equipos a realizar cambios de peloteros sin tener que someterlos a un período de reclamación, mejor conocido como ‘waivers’.

Para entender esta fecha límite del 31 de julio es preferible explicar qué pasaría luego de esta fecha.

Luego de esta fecha los equipos interesados en hacer cambios en su personal tienen que poner a disposición de todas las demás organizaciones a cualquier jugador envuelto en alguna transacción. Esta reclamación se realiza en un orden establecido de acuerdo a la posición donde se encuentren los equipos al momento. Se comienza desde los que tienen el peor promedio de ganados y perdidos y va en forma ascendente.

Si nadie reclama al pelotero luego de haberlo puesto a la disposición de los equipos, entonces pueden disponer del jugador a su gusto ya bien sea otorgándole su libertad o realizando algún otro tipo de transacción.

Si por el contrario el jugador es reclamado dicho equipo tiene que asumir todas las obligaciones salariales. Sin embargo, el equipo que lo puso en ‘waiver’ todavía tiene la opción de retirarlo del mercado y retenerlo, de esta forma ningún equipo puede adquirirlo.

Este tecnicismo se utiliza para averiguar el valor en el mercado de dicho jugador.
Ya explicado lo que sucedería luego de la fecha límite, se puede entender mejor el por qué la importancia de realizar cambios cuando los jugadores no tienen que pasar por el proceso de ser reclamados o ‘non-waiver’.

El puertorriqueño Carlos Beltrán podría ser uno de los peloteros que los Mets de Nueva York estarían ofreciendo como material de cambio antes de la fecha límite. De esta forma la organización estaría tratando de sacar doble provecho de esta transacción.

Estarían ahorrándose el dinero adeudado al pelotero por el resto de la temporada y estarían recibiendo prometedores prospectos con miras de fortalecer su sistema de ligas menores.

Por otro lado Beltrán podría ser cambiado a un equipo con mejores oportunidades de llegar a la postemporada. Algunos equipos que han mostrado interés por el puertorriqueño son los Piratas, Bravos, Filis, Gigantes, Tigres, Cerveceros, Medias Rojas, Yankis y Texas.

Sin embargo Carlos Beltrán podría anular cualquier transacción. Esto es así, primero porque el jugador mantiene una cláusula en su contrato de ‘no-cambio’ y además es un pelotero clasificado como ’10-5’, esto sucede cuando el jugador es un veterano con 10 años de experiencia en las Grandes Ligas y cinco de estas temporadas con el mismo equipo.

Debido a esto primero los Mets tienen que obtener la aprobación de Beltrán para ser cambiado y luego que apruebe una lista de los equipos que aceptaría.

A través de los años son muchos los equipos que han obtenido provecho de este periodo y han realizados cambios que los han llevado a ganar el campeonato.

jueves, 14 de julio de 2011

Vaticinio de Serie Mundial

Al llegar a la mitad de temporada de las Grandes Ligas, no se perfilan muchas sorpresas sobre los equipos que pasarán a las series de campeonato de cada liga.

En la Liga Americana, como era de esperarse, los Yanquis de Nueva York y los Medias Rojas de Boston siguen marcando el paso como favoritos. Mientras, los Tigres de Detroit, aun cuando muchos conocían de su talento y los mencionaban con probabilidades de ganar, sin duda, han subido las expectativas de los expertos gracias a su rotación de primera y ya los mencionan como favoritos para ganar la División Central.

La sorpresa grande y agradable han sido los Indios de Cleveland, con el dominicano Manny Acta a la cabeza, que han surgido como candidatos a dar la batalla. Los Indios tienen un equipo joven y batallador, pero la inexperiencia estará en su contra en la segunda mitad.

Hasta el momento, la gran desilusión en la Americana han sido los Medias Blancas de Chicago, quienes todavía se encuentran luchando por llegar a la marca de los .500.

El Oeste de la Americana es la división más débil hasta el momento y parece que Texas estará “bateando” su ingreso a la postemporada con un cuerpo monticular bueno, pero no lo suficiente como para vencer a los otros tres favoritos de la liga. Texas debe ganar su división porque alguien tiene que llegar primero.

Si los iniciadores de los Medias Rojas no logran salir de la lista de lesionados a tiempo y lo suficientemente fuertes y saludables, veo difícil que les ganen a los Yanquis.

Lo sorprendente del equipo del Bronx es que ha logrado mantenerse como favorito más por su pitcheo que por su bateo, con la grata sorpresa del candidato a el Regreso del Año, el dominicano Bartolo Colón. Los Tigres lucen mejorados, pero todavía le falta profundidad en su bullpen.

Por ello, mi campeón de la Liga Americana será: Yanquis de Nueva York.

En la Liga Nacional, los Filis de Filadelfia lucen como una línea. Con una rotación catalogada por muchos como la más sorprendente en toda la historia de las Grandes Ligas, esta novena se ha mantenido en el puntero aun cuando en ningún momento han tenido toda su plantilla completa y saludable en el terreno. Si este equipo mantiene la tendencia de las cuatro últimas temporadas, en la segunda mitad se despegarán y por mucho. La cantidad de 110 victorias al final de la temporada no parece inalcanzable para estos.

Por otro lado, en la misma División Este, los Bravos de Atlanta han mejorado durante el transcurso de la temporada. Sus estelares jóvenes han comenzado a producir tal y como de ellos se esperaba. Un equipo bien balanceado con veteranos líderes en el camerino y productivos en el terreno. Los Bravos son los favoritos para ganar el wild card.

San Luis debe estar luchando el liderato en la Central junto con los bien balanceados Cerveceros de Milwaukee. Sin embargo, aun con la adquisición del venezolano Francisco Rodríguez, quien les ayudará muchísimo, la fortaleza ofensiva en el medio de la alineación de los Cardenales con Holliday, Pujols y Berkman hace de ellos los favoritos.

Los Gigantes de San Francisco volverán a repetir la misma historia del 2010. Llegarán a la postemporada semifinales a base de pitcheo y defensa. Pero, esta vez no podrán contra la gran rotación de Filadelfia.

El campeón de la Liga Nacional serán los Filis de Filadelfia.

sábado, 9 de julio de 2011

Juego de Estrellas 2011


El próximo 12 de julio se celebra la edición número 82 del Juego de Estrellas de las Grandes Ligas en la ciudad de Phoenix, Arizona.

La representación boricua este año consiste del receptor de los Cardenales de San Luis, Yadier Molina, y del guardabosque de los Mets de Nueva York, Carlos Beltrán. Ambos participarán en el equipo de la Liga Nacional.

Yadier fue incluido por primera vez como jugador suplente luego de haber sido escogido como iniciador los pasados dos años. Por su parte, Carlos estará participando en el clásico por sexta ocasión, esta vez como jugador suplente.

La participación de Beltrán este año es mucho más significativa, tanto para él como para todos los que seguimos su carrera, pues viene de batallar en las pasadas dos temporadas con lesiones que han limitado su tiempo de juego y su producción. Él es una de las razones, junto al dominicano José Reyes, por las que los Mets estén jugando por encima del promedio de .500.

Ningún pelotero boricua fue incluido en el equipo representante de la Liga Americana.

Este año constituye la primera vez en los últimos 24 Juegos de Estrellas que ningún puertorriqueño ha sido seleccionado como parte de la alineación inicial de una de las dos novenas. ¿A qué responde lo anterior? ¿Estará decayendo la calidad de juego del pelotero boricua? Tengo mis teorías al respecto, pero las expresaré en futuros escritos.

Sé bien que muchos conocedores del béisbol les atribuyen esta decadencia en cantidad y calidad a muchos factores, específicamente al Sorteo de agentes libres, mejor conocido como el draft, que Major League Baseball implantó en Puerto Rico, a partir del 1989.

De mi parte, no estoy a favor ni en contra del draft, pero estoy seguro de que existen muchísimos más elementos que se podrían atribuir a esta baja.

Volviendo a la cantidad de peloteros puertorriqueños que en las últimas dos décadas han sido incluidos en la alineación inicial del Juego de Estrellas, me llama la atención que una gran mayoría de ellos, o fueron productos de un sólido programa de béisbol en Puerto Rico en su adolescencia, o recibieron los fundamentos del juego desde temprana edad, como es el caso de Sandy y Roberto Alomar.

Lo que me lleva a pensar que quizás el problema estriba en la forma en que estamos preparando a estos jóvenes, no sólo en cuanto a sus habilidades se refiere, sino también en cómo deben afrontar los retos del profesionalismo.

En mi opinión es aquí que estriba la solución al problema. Se deben desarrollar las habilidades físicas del joven al igual que el aspecto anímico. Esto debe ir a la par con orientación a los padres, entrenadores, organizaciones deportivas y todos aquellos involucrados en el desarrollo deportivo e integral del individuo.

El objetivo debe ser desarrollar “jugadores estrellas” preparados para el reto de la vida. Estoy seguro de que si se logra esto, por añadidura, podremos ver más cantidad y calidad de los nuestros, participando en el clásico veraniego de las Grandes Ligas.