viernes, 25 de noviembre de 2011

Pujols y los Cardenales terminarán juntos

Las Grandes Ligas se encuentran en medio de su segunda temporada anual: el periodo de cambios de peloteros y firmas de agentes libres.

Por primera vez en su carrera, el mejor jugador actualmente en las Mayores se encuentra entre esa lista de agentes libres. Luego de 11 extraordinarias temporadas con los Cardenales de San Luis, Albert Pujols se está disfrutando el momento en el cual pone su talento a disposición de cualquiera de los equipos de la liga.

Sin embargo, aun cuando en el presente existen 30 organizaciones disponibles para buscar los servicios de la superestrella dominicana, realmente el mercado es mucho más limitado de lo que el fanático puede pensar.

Por el valor salarial que representa Pujols, ya se podría eliminar una tercera parte de los equipos que no tienen el presupuesto para satisfacer sus demandas.

Luego se encuentran las novenas que ya tienen jugadores productivos en esa posición, como Boston, (Yanquis de) Nueva York, Cincinnati, Filadelfia, Medias Blancas y Detroit.

Aunque todavía quedarían suficientes equipos en la lista, novenas como los Cerveceros, los Gigantes, los Marineros y los Marlins no son candidatos serios en esta saga. Si Milwaukee quisiera un toletero primera base, preferirían a Prince Fielder, quien también está en el mercado de agentes libres. San Francisco y Seattle están limitando sus nóminas, mientras que los nuevos Marlins de Miami no creo sean una opción real al gusto de Albert.

Los Cachorros de Chicago son buenos candidatos, pero su nuevo presidente, Theo Epstein, sabe muy bien que la organización necesita mucho más que la firma de un pelotero para arreglar el curso inmediato de la franquicia y para el momento en que arreglen su alicaído sistema de ligas menores, ya el contrato de Pujols estará casi expirando.

Baltimore tiene el recurso económico, pero Pujols no quisiera ir de un equipo campeón a uno sotanero.

Toronto, aunque ha dado avances inmediatos, todavía se encuentra en la etapa de reconstrucción.
Ante ese panorama, los verdaderos contendores en esta carrera son los Angelinos de Los Ángeles, los Vigilantes de Texas, los Nacionales de Washington y los Cardenales de San Luis.

Los Nacionales tienen la capacidad para invertir y la firma de Pujols los convertiría en contendores inmediatos. Los Angelinos siempre han mostrado interés, pero su propietario tendría que aumentar su nómina exageradamente, lo cual conllevaría pagar una cuantiosa suma en la contribución de lujo impuesta a equipos que sobrepasan los límites establecidos.

Llegamos entonces a Texas, que tiene el dinero y podría utilizar un primera base como Pujols, pero no es sorpresa que, con la posible salida de C.J. Wilson, el equipo se está concentrando en añadir lanzadores.

Luego de este proceso de eliminación, tendría que concluir que existen muy pocos competidores para San Luis. Más aún, si añadimos que la Pujols Family Foundation es bien importante para el pelotero y esta organización tiene su base en San Luis y el mismo jugador ha expresado que no piensa moverla a ningún lugar.

Los Cardenales le presentarán una convincente oferta al toletero que estará muy cerca de lo que él está buscando en términos monetarios.
En definitiva, Albert Pujols será cardenal hasta el final de su carrera.

Reina la paz laboral en las Mayores

Dos acontecimientos importantes han sucedido durante esta pasada semana que tocan de cerca a los fanáticos del béisbol puertorriqueño.

La primera es el nuevo convenio colectivo entre las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros. La segunda es la búsqueda de un nuevo mentor para los Medias Rojas de Boston.

Quizás muchos se pregunten por qué el convenio colectivo nos toca de cerca. Sucede que, entre los puntos acordados por las partes, por primera vez se hacen cambios significativos al sorteo de agentes libres, o sea, el draft.

El nuevo convenio que será vigente por los próximos cinco años (2012-2016) aumentará la paz laboral a 21 años consecutivos. Aquellos que vivimos los años tumultuosos entre las Grandes Ligas y la Asociación de Peloteros en las décadas de los 70, 80 y 90, sabemos lo significativo del acuerdo.

Es impresionante lo relativamente pacíficas que fueron las conversaciones entre las partes y muchos se preguntarán también el porqué de esta aparente cordialidad súbita. La respuesta es muy sencilla: hay mucho dinero para todos los interesados en el asunto.

El béisbol de Grandes Ligas es una industria BILLONARIA y todos se pueden repartir el dinero a manos llenas. Claro está, me refiero a todos los que contribuyen directamente a que esto suceda. Los peloteros aficionados que serán seleccionados durante el draft y que todavía no han contribuido en nada a esta bonanza tendrán que pagar el precio del acuerdo.

No quiero abrumarlos con tecnicismos del convenio, pero sí deben saber que este nuevo acuerdo afecta negativamente a los equipos de mercado pequeño y a los prospectos para firmar nuevos contratos. Las organizaciones tendrán un límite en el dinero que invierten en los bonos ofrecidos. Ese límite incluye los firmados en el draft y los firmados por la agencia libre en el mercado internacional, incluyendo los latinoamericanos.

En otras palabras, los miembros de la unión, entiéndase los peloteros de las Grandes Ligas, obtuvieron muchos de sus beneficios a cambio de sacrificar beneficios de los prospectos que están por firmar.

Por otro lado, los Medias Rojas de Boston, luego de llevar a cabo entrevistas para el puesto de dirigente por espacio de casi dos semanas (en su gran mayoría a candidatos que tenían ninguna o bien poca experiencia en ese puesto), lucen inclinados a contratar como nuevo dirigente a l veterano hombre de béisbol Bobby Valentine.

Su nuevo gerente general, Ben Cherington, identificó unos candidatos que consideró que podrían estar dispuestos a trabajar mano a mano con la oficina central y su filosofía de cómo operar el equipo, además de estar dispuestos a contribuir a desarrollar la filosofía de trabajo de su sistema de ligas menores.

Es por eso que Cherington entrevistó por segunda vez a Dale Sveum, su favorito. En esta segunda reunión, estuvieron presentes los propietarios del equipo y, obviamente, Sveum no fue de su agrado y lo dejaron ir.

Inmediatamente, anuncian su interés por entrevistar a Valentine, quien ya tiene su filosofía formada de cómo correr un equipo y una organización, y veo muy difícil que cambie su forma de operar.

Lo que se puede deducir de esta situación es que hay confusión y batalla de poderes en la directiva del equipo. Sin embargo, no se puede negar que cuentan con un gran equipo y es cuestión de hacer unos ajustes, especialmente en su cuerpo de relevistas.

En definitiva, los Medias Rojas están recibiendo más cobertura informativa que los Yanquis de Nueva York, y eso nunca le cae bien a la fanaticada yanqui puertorriqueña.