viernes, 9 de septiembre de 2011

Llega la ‘fatiga extrema’ a la PRBL

Existe un acuerdo entre la Major League Baseball y la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe conocido como la ‘Cláusula de fatiga extrema’. Por medio de este mecanismo las organizaciones de Grandes Ligas pueden prohibirle a cualquiera de sus peloteros de participar en el torneo invernal.

Los jugadores serán considerados inelegibles para comenzar jugando en las ligas invernales por agotamiento cuando hayan tenido estas cuotas de trabajo: Lanzadores MLB y AAA 160 entradas lanzadas, Doble A (155), Clase A (130), Clase A corta (75) y novatos (70) o la suma de entradas en esas mismas categorías.

Para los bateadores, MLB 502 apariciones, Triple A, Doble A o Clase A 550 turnos o la suma de turnos en esas categorías. Receptores, MLB 600 entradas recibidas, Triple A, Doble A o A 700 y ligas cortas 550.

Esta semana la oficina de la MLB envío la primera lista de jugadores que fueron incluidos bajo esta cláusula. Puerto Rico presenta apenas 12 jugadores limitados pero la lista pudiera aumentar en un futuro. Aunque la cláusula especifica que no podrán ver acción durante la primera mitad de la temporada, en muchos de los casos la prohibición se extiende a toda la temporada.

Este mecanismo crea un dolor de cabeza para muchos equipos invernales que planean y configuran sus novenas en base a estos jugadores y de momento se encuentran que tienen que ajustar sus planes a tan solo dos meses para comenzar el torneo.

Este artilugio también priva a los fanáticos de disfrutar de muchos de los peloteros nativos que participan o en un momento dado verán acción en las Grandes Ligas. Aunque los clubes invernales pueden presentar argumentos con algunos de los incluidos e intentar convencer a las organizaciones de que les permitan participar, en la mayoría de las veces es cuesta arriba. Dejando claro del poder de la MLB en todo lo concerniente al béisbol profesional en América.

Aunque les presento algunos detalles de esta cláusula para beneficio de muchos de ustedes, de la verdadera ‘fatiga extrema’ que quiero referirme es por la que están pasando la Puerto Rico Baseball League y sus fanáticos.

Primero aparece y desaparece la apreciada franquicia de los Lobos de Arecibo, le siguen los Senadores de San Juan, luego sus ‘primos’, la legendaria franquicia de los Cangrejeros de Santurce. Recesa la liga en el 2007 por primera vez desde sus comienzos en el 1938. Reducen los equipos a cinco para la temporada 2010-11 y en otro giro inesperado amenazan de nuevo los Senadores a no participar dejando la angustiosa alternativa de correr el torneo 2011-12 con tan solo cuatro equipos.

Los fanáticos se encuentran cansados, fatigados del va y viene de las franquicias. La liga también esta fatigada de seguir batallando en contra de la marea. Se necesita el respaldo de todos, de los peloteros grandesligas a que participen, de los dueños de equipo a que se pongan a trabajar en conjunto, de auspiciadores que respalden, de municipios que hagan accesibles sus facilidades, de la MLB y que sus juveniles gerentes generales se pongan más flexibles y por supuesto de usted, señor fanático a que asista a los parques.

Tenemos la obligación de salvar la liga, no será una tarea en donde se verán resultados inmediatos pero se tiene que hacer algo. No es una carrera de velocidad, es un maratón y la ‘fatiga’ no nos puede vencer.